Las lentillas y la época de las alergias.

Los usuarios de lentes de contacto  que padecen  alergias de tipo primaveral, bien de manera habitual bien de manera esporádica, deben ser muy precavidos en el uso de las mismas.

Las lentillas y la época de las alergias

Si bien el sentido común sugiere que es mejor no utilizarlas, no debemos olvidar que si, por motivos visuales, profesionales o personales, se quieren o deben usar las lentillas, en la actualidad disponemos de materiales y regímenes de uso que pueden evitar que los problemas con el uso sean demasiado importantes.

Consejos para usuarios de lentillas con problemas oculares relacionados con alergias

-Minimizar o suspender, especialmente si el brote es agudo, el uso de las lentillas.

-Seguir una higiene escrupulosa, y añadir un baño ocular diario con productos específicos que podrá encontrar en su establecimiento de óptica. Generalmente estos baños se realizan con una “bañera ocular”, unos 30 segundos en cada ojo. Hay diversos productos en el mercado, que pueden ayudar a minimizar la sintomatología. Con estos baños arrastramos las partículas alergénicas y evitamos que permanezcan en contacto con nuestros ojos en el periodo nocturno.

-En la medida de lo posible, compensar el defecto refractivo en los días de sintomatología ocular asociada a la alergia, con lentes de contacto de un único uso. Aunque los parámetros de compensación son algo menores, evitamos complicaciones innecesarias, con una visión aceptable. Esta posibilidad es importante de tener en cuenta puesto que, en algunos casos, los conservantes de las soluciones de mantenimiento pueden generar un empeoramiento de los síntomas.  Consulte con su óptico optometrista esta posibilidad.

-Añadir, mientras se usan lentillas, algún tipo de lubrificante que ayude por una parte a hidratar la superficie de la lente de contacto y a la vez haga el efecto de arrastrar las partículas alergénicas que se depositan en nuestros ojos y en la superficie de la lentilla.

-Reducir el tiempo de reemplazo de las lentillas en ese periodo de crisis alérgica. Por ejemplo a la mitad del tiempo. Ese pequeño sobrecoste, puede evitarnos complicaciones innecesarias.

Consulte siempre con su profesional que uso es el recomendado en ese periodo, y siga sus indicaciones, las cuales él  basará tanto en la revisión que le efectúe como en sus explicaciones y necesidades personales.  Dicha revisión debe incluir siempre una valoración de la superficie anterior de su ojo, córnea y conjuntiva  (“el blanco del ojo”),  así como de los párpados, en concreto las conjuntivas tarsales  de ambos ojos.

Deja un comentario